Curso

Dental

13 Lecciones

En fútbol, pueden darse lesiones dentales y bucofaciales que son particularmente preocupantes porque, a diferencia de los desgarros y las fracturas, no se «curan». Generalmente, requieren implantes artificiales o prótesis permanentes (empaste, corona, implante o prótesis dental). Además, las lesiones dentales pueden ser costosas. El coste de por vida de una avulsión dentaria en un deportista adolescente puede superar fácilmente los 20 000 USD.

Hay una serie de datos estadísticos sobre lesiones dentales comunes a la mayoría de los deportes, incluido el fútbol. Algunos de ellos son los siguientes:

  • En los hombres ocurren aproximadamente el doble de lesiones que en las mujeres
  • La mayoría de las lesiones dentales afectan a un solo diente
  • El 80 % de las lesiones dentales ocurren en los cuatro incisivos superiores
  • En los dientes del lado izquierdo ocurre un número ligeramente mayor de lesiones
  • Hay una alta incidencia de lesiones repetidas

Las lesiones dentales y bucofaciales son muy comunes en el fútbol El fútbol es la segunda causa, después del baloncesto, de lesiones dentales y bucofaciales en el deporte. 1-3 Muchos sistemas de notificación de lesiones no reflejan estos índices de lesiones debido a la definición de lesión que utilizan. Si el sistema de notificación de lesiones requiere la pérdida de un partido o de un entrenamiento para que se considere una lesión, un porcentaje alto de lesiones dentales no se notificarán porque el deportista podrá volver al juego.

Además de las lesiones, existen otras preocupaciones sobre la salud bucal general de los deportistas debido a cuestiones como viajes, finanzas, bebidas deportivas ácidas o erosivas, deshidratación o alimentos con un alto contenido glucídico.

No hay mayor decepción para un deportista que el haber entrenado durante años para una competición importante y no poder participar en ella debido a un incidente totalmente evitable como una infección dental o una muela del juicio retenida. Este módulo está diseñado para ayudar a los profesionales clínicos a identificar, tratar y, sobre todo, prevenir las lesiones dentales y bucofaciales y evitar emergencias dentales imprevistas.

Dr. Paul Piccininni

Especialista en odontología reparadora, cosmética y deportiva

Presentada por

Objetivos de aprendizaje

Cuando finalice este módulo, será capaz de:

  • Comprender la evaluación médica previa a la competición en lo relacionado con las lesiones dentales
  • Identificar y tratar las fracturas, luxaciones y avulsiones dentales
  • Tratar las lesiones de las partes blandas de la boca
  • Comprender los diferentes tipos de protectores bucales disponibles y recomendar su uso a los deportistas

Tareas

  • Lea la sección correspondiente del Manual de Medicina de la FIFA y el resto de lecturas obligatorias.
  • Revise la lectura recomendada.
  • Revise el contenido multimedia relacionado.
  • Complete el test del curso.

Lectura recomendada

Brukner & Khan’s Clinical Sports Medicine, 4.a edición

Capítulo 19 (páginas 300-312)

Fuentes

  1. Kvittem B., Hardie N.A., Roettger M., Conry J. Incidence of orofacial injuries in high school sports. J Public Health Dent. 1998; 58(4): 288-293.
  2. Teo C.S., Stokes A.N., Loh T., Bagramian R.A. A survey of tooth injury experience and attitudes to prevention in a group of Singapore schoolboys. Ann Acad Med Singapore. 1995; 24(1): 23-25.
  3. Yamada T., Sawaki Y., Tomida S., Tohnai I., Ueda M. Oral injury and mouthguard usage by athletes in Japan. Endod Dent Traumatol. 1998; 14(2): 84-87.
  4. Fuselier J.C., Ellis E.E., 3rd, Dodson T.B. Do mandibular third molars alter the risk of angle fracture? J Oral Maxillofac Surg. 2002; 60(5): 514-518.
  5. Tevepaugh D.B., Dodson T.B. Are mandibular third molars a risk factor for angle fractures? A retrospective cohort study. J Oral Maxillofac Surg. 1995; 53(6): 646-9; discussion 649-50.
  6. McCrory P., Meeuwisse W.H., Aubry M. et al. Consensus statement on concussion in sport: The 4th international conference on concussion in sport, Zurich, November 2012. J Athl Train. 2013; 48(4): 554-575.