Lección

Estenosis cervical

Un canal normal es relativamente más ancho en la región superior cervical, donde hay una reserva del 50 %. Se estrecha en la región cervical inferior (por debajo de C3), donde alrededor del 75 % del canal lo ocupa la médula espinal. La estenosis puede ser congénita o adquirida. La estenosis congénita está asociada a pedículos cortos y a un canal en forma de embudo. La estenosis adquirida está causada por discopatías y anomalías en la articulación facetaria, que reducen el diámetro del canal.

Antecedentes

En deportistas jóvenes, la estenosis cervical suele encontrarse de manera casual (al realizar pruebas diagnósticas por imagen tras un traumatismo). Los deportistas también pueden acudir al médico tras un episodio de neurapraxia de la médula cervical (véase a continuación). Los futbolistas mayores pueden presentar síntomas indicativos de mielopatía. Entre estos se incluyen debilidad progresiva de las extremidades, deterioro de la motricidad fina y radiculopatía cervical.

Exploración

Es necesario realizar una exploración de la amplitud de movimiento cervical y neurológica. Puede haber pérdida de la amplitud de movimiento cervical, así como signos neurológicos focales. El deportista también puede ser completamente asintomático. En algunos casos, el diagnóstico de estenosis del canal se realiza tras hallazgos casuales.

Pruebas complementarias

Existen una serie de técnicas que se han descrito para evaluar la estenosis del canal. Estas pueden implicar la medición directa del ancho del canal, el cálculo del cociente entre el ancho del canal en relación con el ancho del cuerpo vertebral (índice de Torg) o una evaluación de la «reserva funcional», que puede analizar el líquido cefalorraquídeo (LCR) alrededor de la médula.

Haga clic en las siguientes pestañas para obtener más información acerca de los diferentes métodos para evaluar una estenosis del canal.

Diámetro del canal
Se puede medir el diámetro del canal por medio de radiografías laterales de la columna cervical. En general, entre C3 y C7, el canal debería tener un diámetro superior a 15 mm. Un valor inferior a 13 mm se considera estenosis (el ancho medio de la médula es de 8-10 mm). La medición se considera poco fiable debido a errores de ampliación. Algunos deportistas con canales pequeños también tienen médulas pequeñas, por lo que hay suficiente LCR alrededor.
Índice Torg-Pavlov
El índice Torg se considera una técnica pronóstica de la estenosis. A pesar de que su uso no esté extendido debido a las preocupaciones sobre su precisión, puede ser una prueba adecuada de cribado. Un índice del ancho del canal con respecto al del cuerpo vertebral de 1 se considera normal, mientras que <0,8 se considera estenosis. Este índice tiene un valor pronóstico muy bajo para la presencia de estenosis espinal y guarda poca relación con las observaciones obtenidas por TAC. 5 Muchos deportistas también tienen cuerpos vertebrales muy grandes, por lo que la medición no es fiable.
Reserva funcional
El análisis de la «reserva funcional» es la medición más fiable para tomar decisiones sobre la vuelta al deporte. Supone el uso de pruebas diagnósticas por imagen de tecnología avanzada para evaluar si hay LCR alrededor de la médula. Si no se observa fluido alrededor de toda la médula (en todos los niveles) en la proyección axial, hay pérdida de la reserva funcional. Si hay signos de borramiento del LCR y cambios de señal en la médula, se recomendará al deportista que no vuelva al juego.

Haga clic en las siguiente fotografías para ver imágenes que muestran casos de estenosis del canal y las herramientas de medición que pueden ser útiles para evaluar esta dolencia.

  • Índice de Torg

    Puede medirse en una radiografía lateral (pero tiene un bajo índice de fiabilidad)

  • IRM sagital

    Una hernia de disco grande toca la médula y causa la pérdida de reserva funcional

  • IRM axial

    No hay LCR (señal blanca) rodeando la curva en este nivel (pérdida de reserva funcional)

Tratamiento

Los deportistas asintomáticos a los que se les ha hallado de manera fortuita signos de estenosis del canal representan un grupo de difícil tratamiento. Hay discrepancia de datos sobre la seguridad de la vuelta al deporte y esto es objeto de grandes debates. En general, no hay consenso entre las recomendaciones publicadas. Podríamos considerar recomendarle a estos deportistas que no vuelvan a practicar deporte. De los deportistas que han sufrido lesiones muy graves de la columna cervical, aquellos con estenosis tienen menos probabilidades de recuperarse. Un requisito mínimo sería educar a aquellos deportistas que podrían estar afectados.

No se recomienda que deportistas sintomáticos, y aquellos que presenten cambios en la médula, vuelvan al juego hasta que se hayan tratado.