Lección

Exploración

Un adulto joven normal puede girar su cabeza hacia cualquier lado aproximadamente 90°, inclinarla hacia delante en un ángulo de alrededor de 45° y doblarla hacia atrás y hacia delante formando un ángulo total de 130°. La exploración clínica del deportista que presenta algún problema de la columna cervical suele mostrar una amplitud de movimiento reducida y dolor provocado por el movimiento. El examen puede ayudarnos a determinar si la pérdida de movimiento afecta a la zona superior o inferior de la columna cervical. Una pérdida de rotación cuando se flexiona de forma pasiva la columna cervical indica un problema en la zona inferior. La rotación con la columna cervical extendida puede darse solo en la zona superior de la columna, principalmente en la articulación atloaxoidea. En la exploración inicial, aquellos jugadores con sospecha de hiperlaxitud presentarán un aumento de la amplitud del movimiento, sobre todo en la rotación axial.

Tras la exploración funcional, se prosigue con la palpación de los tejidos blandos, entre los que se incluyen los músculos paravertebrales y las articulaciones intervertebrales. Los puntos de dolor localizado, llamados «zonas de irritación», pueden ser una manifestación de un segmento inestable o con un trastorno funcional. El objetivo de la exploración clínica es identificar la disfunción del área o del segmento.

Todos aquellos pacientes que hayan sufrido alguna lesión de la columna cervical deberán someterse a pruebas neurológicas. Si el examen de los reflejos musculotendinosos indica alguna deficiencia de la raíz del nervio o aumento de los reflejos, esto indicaría mielopatía cervical. La exploración de los aspectos sensoriales según la distribución dermatómica puede ayudarnos a localizar la lesión en la raíz del nervio o a aumentar la sospecha de la existencia de una de estas lesiones.

Haga clic en el siguiente vídeo para aprender cómo examinar la columna cervical de un deportista lesionado.

Cómo examinar la columna cervical de un deportista lesionado.