Lección

Lesiones en los tejidos blandos

No se conoce la incidencia real de las lesiones en los tejidos blandos en la columna cervical; sin embargo, si tenemos en cuenta la frecuencia del dolor cervical y las cefaleas, estas lesiones podrían ser más comunes de lo que pensamos.

 

Antecedentes

Hay una serie de situaciones durante los partidos de fútbol en las que pueden ocurrir lesiones en los tejidos blandos de la columna cervical debido a traumatismos indirectos. Un choque de cabezas, el contacto entre el codo y la cabeza o simples caídas con un traumatismo craneal directo son posibles causas de un traumatismo indirecto en la columna cervical.

Un traumatismo en la columna cervical puede presentar una gran variedad de síntomas, como dolor cervical, cefalea, vértigo, mareos, náuseas o visión borrosa entre otros. El síntoma más frecuente es el dolor local provocado por el movimiento y que se propaga hacia el hombro.

En menos ocasiones, los síntomas neurológicos aparecen junto con parestesia en el brazo o dedos y una rara debilidad muscular (y con mayor probabilidad, inhibición de la movilidad por el dolor).

 

Exploración

Normalmente, se observa una amplitud de movimiento normal, con dolor al final de la amplitud de la rotación axial, la flexión/extensión y las inclinaciones hacia los lados. En general, hay puntos dolorosos a la presión sobre las articulaciones cigapofisarias, acompañados de dolor a la palpación de los músculos paravertebrales (sobre todo posteriores). La exploración neurológica no suele revelar signos de ninguna deficiencia.

 

Pruebas complementarias

La lesión en los tejidos blandos de la columna cervical precisa un diagnóstico clínico. Las observaciones en radiografías y pruebas diagnósticas por imagen suelen ser normales y pocas veces las pruebas neurofisiológicas detectan signos patológicos. Si los síntomas persisten, estas pruebas están indicadas tras cuatro semanas. Algunos deportistas pueden presentar pérdida de lordosis cervical. Sin embargo, este es un signo no específico y puede estar relacionado con la técnica utilizada para capturar la imagen. Es importante obtener una proyección lateral de buena calidad. Si se observa una cinosis cervical, un signo más significativo, deberemos realizar más pruebas y tratar.

Haga clic en las siguientes imágenes para ver ejemplos de exploraciones y de estudios radiográficos observados tras una lesión en los tejidos blandos.

  • Pérdida de lordosis normal

    Los pacientes con dolor de cuello pueden presentar pérdida de lordosis cervical normal.

  • Radiografía lateral

    La pérdida de lordosis puede ser el único signo observado en las radiografías.

Tratamiento

Cuando un deportista presente signos y síntomas de lesión en los tejidos blandos, deberá abandonar el partido si los síntomas no se limitan al dolor. Si las pruebas clínicas y neurológicas no muestran ningún signo de deficiencia, se recomienda un periodo de reposo hasta que se resuelvan los síntomas. En pocas ocasiones está indicada la administración de analgésicos o fármacos no esteroides.

Una vez que se hayan resuelto los síntomas iniciales, la fisioterapia suele resultar útil. Si se diagnostica una disfunción segmentaria y no hay contraindicaciones, el tratamiento manual con un médico o un fisioterapeuta con formación específica puede ser eficaz.

En general, el pronóstico es bueno y los síntomas se resuelven en dos o cuatro semanas en la mayoría de los casos.

El término latigazo cervical se usa para denominar a un tipo de lesión causada por un movimiento violento de flexión-extensión. Los síntomas suelen evolucionar durante las 24-48 horas posteriores a la lesión. Este tipo de lesión puede causar dolor cervical crónico. Se ha observado que la educación temprana sobre el carácter relativamente benigno de la lesión y la movilización reducen la probabilidad de prolongar los síntomas. Es importante tranquilizar al deportista y asegurarle que el dolor es benigno y que en la mayoría de los casos se resuelve de forma espontánea. Realizar las pruebas diagnósticas pronto reduce la cronificación de los síntomas.

Prof. Jirí Dvorák

Neurólogo