Lección

Antecedentes

El tobillo es una de las articulaciones que se lesionan con mayor frecuencia en el fútbol. El mecanismo de la lesión aporta datos importantes para el diagnóstico. El más habitual en los esguinces de tobillo simples implica la inversión del pie y la flexión plantar. Determinar la capacidad de soportar peso después de una lesión resulta de gran utilidad para distinguir entre un esguince de tobillo y una fractura.

A continuación, se muestran algunas consideraciones importantes que tener en cuenta a la hora de recoger los antecedentes de un deportista que ha sufrido una lesión de tobillo.

Mecanismo de lesión
El mecanismo de lesión es una de las consideraciones fundamentales que tener en cuenta cuando se examina un tobillo lesionado. Los esguinces del ligamento lateral, así como las lesiones agudas del tendón peroneo, suelen ocurrir tras una lesión de tobillo por inversión. La inversión puede darse en los regates, al correr sobre un terreno irregular o al tropezar con el pie de un adversario. Las lesiones del ligamento deltoideo suelen producirse tras una eversión del tobillo. Las lesiones de la sindesmosis —también conocidas como esguinces del tobillo superior— suelen ocurrir por una dorsiflexión forzada, una rotación externa del pie forzada o una eversión del astrágalo. La mayoría de las fracturas en el tobillo también se dan con mecanismos de lesión característicos.
Síntomas mecánicos
El bloqueo o la rigidez de la articulación pueden indicar la presencia de un artrófito, como una lesión de la cúpula astragalina. Este síntoma también puede estar causado por una dislocación de los tendones peroneos. Otro síntoma habitual y, por lo general, poco significativo es la sensación general de chasquidos repetidos en la articulación.
Inestabilidad
Una lesión ligamentosa mal curada puede provocar inestabilidad recurrente. Los síntomas de inestabilidad también pueden deberse a una lesión de cartílago inestable (lesión de la cúpula astragalina o artrófito).
Dolor
La presencia de dolor en la parte posterior del tobillo en flexión plantar es un importante factor de sospecha de pinzamiento posterior. Igualmente, el dolor o la reducción de movimiento en la parte anterior durante la dorsiflexión apunta a un pinzamiento anterior.
Aprehensión
La aprehensión en la actividad sobre un terreno irregular podría suponer una lesión ligamentosa más importante (o una mala rehabilitación de esta).
Inflamación
La inflamación en lesiones agudas suele estar relacionada con un hemartros. Si es recurrente puede estar causada por sinovitis (normalmente tras un traumatismo). También puede ser un indicio de un proceso patológico intrarticular, como una lesión condral de la cúpula astragalina.
Antecedentes de lesión
Una lesión previa del tobillo es un factor de riesgo de nuevas lesiones. Muchos jugadores vuelven al juego demasiado pronto tras un esguince. Es importante preguntarles sobre la idoneidad del tratamiento —si han realizado ejercicios de fuerza o propioceptivos—, ya que esto podría estar relacionado con la nueva lesión.
La incapacidad de soportar peso tras una lesión es un signo clínico importante. Como verá, esto forma parte de las «reglas de Ottawa». Si un deportista no puede caminar, debemos sospechar una lesión más grave y pedir una radiografía.

Dr. Pieter D'Hooghe

Traumatólogo