Lección

Tendinopatías

Las principales lesiones de tendones del tobillos afectan a los tendones posteromedial (flexor), medioposterior (Aquiles) o posterolateral (peroneo). Las lesiones del tendón son especialmente comunes en personas activas de mediana edad. Estas dolencias representan entre un 30 y un 50 % de todas las lesiones causadas en el deporte12 y existe un riesgo de por vida del 52 % de que los corredores de larga distancia padezcan alguna lesión en el tendón de Aquiles.13 A pesar de la alta prevalencia, aún queda mucho por investigar sobre la causa y patogenia de estas lesiones.

Tendón del flexor largo del dedo gordo
La tendinopatía del músculo flexor largo del dedo gordo se caracteriza por la presencia de dolor posteromedial al patear el balón. El músculo flexor largo del dedo gordo en movimiento se puede palpar en la parte posterior del maléolo interno durante los movimientos activos o pasivos de flexión del dedo gordo del pie con el tobillo en posición de flexión plantar de entre 10 y 20°. Con la tendinopatía hay dolor a la palpación y en las pruebas de resistencia activa. Puede existir presencia de crepitación, que es indicativa de tenosinovitis del músculo flexor largo del dedo gordo. La tendinopatía de este músculo se da a menudo junto con el síndrome de pinzamiento posterior del tobillo.
Tendón de Aquiles
La tendinopatía del tendón de Aquiles es un diagnóstico clínico caracterizado por el dolor, la inflamación y la insuficiencia en la capacidad de soportar peso. El dolor aparece normalmente en la porción media del tendón, pero también puede ser insercional. Un factor causante habitual es un aumento rápido de la actividad. La frase «demasiado, demasiado pronto» se escucha a menudo en los antecedentes del paciente. Inicialmente, el dolor solo se presenta durante el calentamiento o tras la actividad. Cabe destacar que las publicaciones recientes indican que la lesión se ve cada vez con más frecuencia en personas totalmente inactivas, lo que complica la identificación de la causa. En un principio, el reposo puede disminuir los síntomas en aquellas personas activas, pero suelen recaer cuando se aumenta la actividad. En fases más avanzadas, el tendón puede presentar dolor durante el reposo y las actividades de la vida cotidiana.

Durante el examen, la inflamación de la porción media del tendón puede ser evidente. El dolor en el tendón de Aquiles suele localizarse en el propio tendón, principalmente en el lado ventral profundo, y también se refleja en otras áreas. Si hay inflamación y dolor a la palpación, existe una gran probabilidad de que la histología muestre manifestaciones de tendinosis.

El tratamiento de la mayoría de pacientes con tendinopatía del tendón de Aquiles consiste en un programa de ejercicios excéntricos. Existen otras técnicas complementarias que pueden tenerse en cuenta.

Patología del tendón peroneo
Los tendones peroneos pueden lesionarse como consecuencia de un traumatismo agudo o por sobrecarga (tendinopatía).

Es importante reconocer una dislocación o subluxación del tendón peroneo, ya que estas dolencias presentan manifestaciones clínicas similares a un esguince agudo del ligamento lateral. Obtener un diagnóstico preciso es fundamental, ya que estas dolencias requieren tratamientos muy diferentes. Las dislocaciones del peroné suelen estar causadas por la inversión del tobillo en flexión dorsal o por la flexión dorsal forzada del pie en eversión. Ambas causas producen la avulsión del retináculo superior del peroné, lo que permite la dislocación anterior de los tendones con respecto al peroné. Los pacientes pueden referir posteriormente dolor lateral en el tobillo y sensación de crujido. Podría repetirse la dislocación con una flexión plantar y circunducción.

En las radiografías podría observarse un «signo de Fleck». Este es una avulsión del maléolo lateral y es patognomónico.4 La avulsión se observa en el lateral a unos 2-3 cm sobre la punta del maléolo lateral. Una ecografía también puede mostrar la subluxación de manera dinámica.

Existe un alto índice de recidiva con los tratamientos conservadores. Por este motivo, se recomienda la reparación quirúrgica en la mayoría de los deportistas y la derivación a un cirujano de traumatología. Esto conllevaría la reparación directa del retináculo peroneo superior, así como la reconstrucción del surco y retináculo peroneos.

Lesiones de los tendones tibiales posteriores
Las lesiones de los tendones tibiales posteriores pueden causar dolor en la zona interna del pie y en el tobillo. Suelen tolerarse mal y presentar resistencia a los tratamientos. Los signos clínicos principales incluyen dolor y dolor a la palpación en la zona interna del tobillo (en especial en la parte posterior del maléolo interno), pie plano, dolor o debilidad ante la inversión del tobillo con resistencia y el signo de «demasiados dedos». Otro signo importante es la incapacidad para mover el calcáneo hasta una posición de varo con taloneras.

El tratamiento inicial requiere una reducción de la carga por medio de una plantilla interna ortésica y en ocasiones una bota ortopédica. También son importantes los ejercicios para fortalecer los tendones tibiales posteriores.

Lea el módulo «Tendón» para saber más acerca de las causas de la tendinopatía, así como los antecedentes típicos y las manifestaciones observadas durante el examen y las pruebas complementarias. Los médicos del FC Barcelona han preparado este módulo.

Dr. Pieter D'Hooghe

Traumatólogo