Tema

Navicular

Tema Progress:

Las fracturas por sobrecarga del hueso navicular tarsiano son considerablemente difíciles de diagnosticar y tratar. El tercio medio del navicular recibe el aporte de sangre más débil. Por este motivo, esta es la zona en la que se dan más fracturas por sobrecarga.

 

Antecedentes

Los deportistas refieren una aparición gradual del dolor en la parte dorsal media del pie provocado por la actividad física. El dolor puede ser muy difuso y difícil de localizar. Por esta razón, el diagnóstico suele retrasarse.

 

Exploración

Las principales manifestaciones son dolor a la palpación del navicular, especialmente en el «punto N» (superficie dorsal del navicular entre el tendón tibial anterior y el extensor largo del dedo gordo). Algunos factores de riesgo que pueden observarse durante la exploración son: menor dorsiflexión del tobillo, hiperpronación del pie y coalición tarsiana. 14

 

Pruebas complementarias

En esta dolencia, las radiografías suelen ser normales. La gammagrafía ósea y la IRM ofrecen sensibilidad en el diagnóstico de la fractura por sobrecarga del navicular. En nuestro centro, hacemos el diagnóstico inicial con una IRM y a continuación definimos la lesión con un TAC completo. El método de referencia para el diagnóstico y estadificación de las fracturas por sobrecarga es el TAC. Cuando el TAC aparece normal, o cuando solo se observa una fisura mínima en la corteza dorsal, la lesión tendrá una menor propensión a un retraso de consolidación. Si la fractura se extiende hacia el interior del cuerpo del navicular o si afecta a ambas cortezas, el pronóstico será más reservado. 15

Haga clic en las siguientes imágenes para ver ejemplos de fracturas por sobrecarga del hueso navicular.

  • TAC frontal

    Línea de la fractura desde la superficie dorsal

  • IRM PD frontal

    Líquido en la línea de la fractura con edema generalizado del navicular

  • TAC frontal posquirúrgico

    Tras la fijación con tornillos percutáneos a lo largo de la línea de fractura

Tratamiento

El tratamiento de preferencia consiste en la inmovilización con una escayola que impida soportar peso durante un periodo de entre seis y ocho semanas. Esto es así incluso cuando el diagnóstico se haya retrasado, en casos en los que los síntomas hayan estado presentes durante semanas antes del diagnóstico. En estos casos, la inmovilización que impida soportar peso puede dar buenos resultados de curación con una tasa de vuelta al deporte del 80 %. 16 La fijación quirúrgica está indicada en aquellos casos en los que no haya consolidación o esta se retrase, y en los que haya una separación significativa en el lugar de la fractura. Se utiliza la fijación con tornillos, con o sin injertos de hueso. Es importante que el deportista no soporte peso durante seis semanas después de la cirugía.

Se alcanza la consolidación clínica cuando se resuelven los síntomas, incluido el dolor con provocación (p. ej., prueba de salto con una sola pierna). En algunos casos, la consolidación radiográfica puede confirmarse con un TAC, sin embargo, esto puede llevar a confusión. 14 Debemos recordar que el aumento de la señal en la IRM se puede mantener hasta seis meses después de la consolidación radiográfica. Si el dolor a la palpación del punto N persiste, se recomienda la inmovilización sin soportar peso durante otras dos semanas.

Haga clic en el siguiente artículo de acceso libre para obtener más información sobre algunas de las dificultades relacionadas con el tratamiento de las lesiones por sobrecarga del navicular en futbolistas.